relieve

« Volver al inicio

 

Elogio a la cartera

 Soñaba una pesadilla. En ese lugar tan atiborrado de cuerpos enfermos, ella estaba aturdida por la desesperada búsqueda de la cartera al creerla perdida para siempre. Al verla entre esos objetos indefinidos, acromáticos, se aferró a ella. Fue un bálsamo encontrarla tan definida, altiva y humilde,  entre el cúmulo angustiante de imágenes. Al despertar, comprendió que en esos momentos tan vívidos de infinita zozobra, esa cartera a la que dirigió su mirada fue un punto de amarre, un destello aliviador entre tanto dolor. 

 

Sueños, mitos, alegorías. Ficciones para investir un objeto – la cartera – que cobra así un valor libidinal  inusitado en estos tiempos de reclusión. Multiplicidad de significaciones, ella es un mundo en sí misma, un mundo que puede llevarse a todas partes. En su interior habitan esas pequeñas cosas que alivian el diario trajinar fuera de casa. Encontrar esas cosas es otra historia. Una contingencia cada vez. Nadie ignora el caos que puede alojar una cartera. Pero allí, en ese desorden reina un orden oculto que sólo es necesario descubrir.

Casi una prolongación del cuerpo andante o quieto, poco importa. Ese es su designio. Siempre fiel compañera, pero ahora olvidada, confinada en un rincón o en un fatigado perchero. En espera, aletargada y somnolienta, entre el sueño y la vigilia.  Acaso informe, rodeando el vacío; aspira a que su secreto centro esté grávido de lo que le dará nuevamente su anchura, su relieve propio. Pero no podrá dormir tranquila hasta haber cumplido el propósito de su ser. Aguarda con fervor ese añorado gesto que simbolizará su despertar, el retorno de su cadencia oscilante, inquieta, en el hombro descansado. Cuando  el sueño de quedarse en casa se desvanezca porque el mundo, el real, habrá perdido lo siniestro que amenaza, será ese el preciso instante en el que se sentirá rescatada para  deslumbrarse nuevamente  con la brillantez cautivante del día que se perfila presuroso, reviviendo junto al regocijado cuerpo de quien la porte.