HORÓSCOPO PSICOANALÍTICO

ARIES

Puede sentir un fuerte impulso a dramatizar situaciones mientras escucha el disco homónimo a su signo de Luis Miguel. Recuéstese en el diván y deje de culpar a la noche, a la playa, a la lluvia o a que no lo aman.

 

TAURO

A medida que el toro de su signo le pide a gritos que lo tome por las astas, que corra el riesgo de pincharse y se entrometa en la escena, la taurina le castrará los cuernos reprochándole que él está enamorado de la luna y ella no quiere competencia. Quelle belle indifférence!

 

GÉMINIS

La primavera exige un cambio de vestuario. Seguramente usted note una profunda despersonalización, para evitar descompensarse vista la mitad de su cuerpo acorde al clima y la otra acorde a su antojo. No es recomendable sostener en estos periodos una doble vida. Termine con su madre.

 

CÁNCER

Si sigue con el rollo de no saber si entregarse al poliamor o dejarse guiar por sus deseos de tener un hijo y formar una familia, éste es una época propensa para saldar esa duda.

Recuerde que lleva consigo el símbolo de la familia pero no por eso tiene que entregarse a los mandatos familiares.

Esos mandatos que lo torturan pueden transformarse en otra cosa si de una vez por todas se los cuenta a su analista.

Recuerde! no por ser un cangrejo, tiene que caminar hacia atrás si quiere lanzarse a vivir nuevas experiencias.

 

LEO

Su felina existencia se ve amenazada por la dificultad de cerrar la bocaza cocodrilezca. Procure manejar su melena que el verano y el frizz no son buenos aliados. Y si no, como buen leo, lea.

 

VIRGO

El mes de la primavera le sirve como amuleto para hacer brillar su mascarada fálica y así no sentirse menos que todas las flores. Frente al poeta que se esfuerza en recitarle “en septiembre tu fuiste mía”, emerge una oscura tentación que podría provocar retrucarle “no soy de nadie”.

 

LIBRA

Ser 1:

En ésta época no se crea tanto el portador del equilibrio y la armonía, deje de creerse esa balanza que anda por la vida.

En éste período tiene la oportunidad de adentrarse en los malentendidos de la vida, de esos que intenta siempre evitar y no darse cuenta.

Hable lo que tiene para hablar, diga lo que tenga que decir, asocie libremente en el diván y se sorprenderá cuando vea que no siempre tiene que alinear los planetas des/alineados.

 

Ser 2:

En su afán de librarse de todo puede quedar sumido en un aislamiento patológico. Retome con urgencia sus sesiones, pague con la libra de carne y deje de amarrocar los billetes en las macetas porque Greenpeace podría iniciarle causas penales.

 

ESCORPIO

En la primavera lloverán sapos y culebras. Tendrá entonces la oportunidad de hacer una mejor performance, subiéndose a los sapos sin clavarle el aguijón. Quedará en evidencia que el análisis le resta pulsión de muerte y que en estas épocas manejarse en sapos es más barato que el transporte público.

 

SAGITARIO

La cercanía del cumpleaños provoca una crisis de ansiedad en parte por cumplir un año más en parte por temor a que nadie lo salude, su mitad caballo siempre ha sido más orgullosa que su mitad humana, pero no olvide el viejo refrán  «el deseo es el deseo del potro».

 

CAPRICORNIO

El comienzo de un nuevo año la pone sensible y la queja de lo que no hay va in crescendo. Quite los espejos de su casa, de lo contrario tendrá la extraña sensación de no reconocerse en ellos y corre el riesgo, si se detiene frente a uno, que su boca de ahí en más solo le permita decir “Otra”

 

ACUARIO

Concluye de manera abrupta el tiempo que lo hizo sentir como pez en el agua. Si tiene cataratas procure operarse, caso contrario podría morir ahogado en su propio envase después de quedarse obnubilado contemplándose.

 

PISCIS

Nada, nada , nada, de nada…
Lanzate a la contingencia!