gesto

« Volver al inicio

El gesto es una expresión singular donde interviene el cuerpo, El gesto es una acto del cuerpo, aunque en su etimología se refiere a una expresión el rostro se usa esa palabra para una reacción todo el cuerpo

Hay gestos que se nos imponen y que si nos detenemos a observarlos y seguimos su recorrido, encontraremos que fueron incorporados por identificaciones que entran dentro nuestro y nos habitan como propias, a pesar de haber sido encontradas en nuestro armado de ideales pero que funcionan en nosotros como singulares. (Gracias a Lacan y uso del nudo podemos entender de esto)

Lacan nos enseña que la interpretación está en un gesto. Suzanne Hommel cuenta como intervino el gesto de Lacan en ella

Mi maestro de guitarra observaba que cuando yo tocaba hacía un gesto que malograba mi sonido, era entonces un acto en mi contra. Para poder librarme de eso que había interpretado como “Gesto en mi contra” debía exagerar es gesto. Me di cuenta que al exagerar ese movimiento lo vaciaba del lugar simbólico que tenía en mi cuerpo. Simbólico pero sin sentido para que en su lugar apareciera otro gesto, esta vez vivificante del sonido.

En un poema Chantal Maillard dice 

“Un gesto es un trayecto y una encrucijada,
un estuario, un delta de cuerpos que confluyen,
más que un trayecto un punto, un estallido,
un gesto no es inicio ni término de nada,
no hay voluntad en el gesto, sino impacto;
un gesto no se hace: acontece.”

Un gesto es un acontecimiento del cuerpo. Que va más allá del bla bla de nuestro tormento que solo se dirige siempre a dar más y más sentido, es decir sentido siempre delirante

Pensaba en los sueños, ¿qué gestos encontramos allí? Pero contar el sueño produce los gestos del que lo enuncia.

En esta cuarentena estamos empujados a prácticas no habituales como las de video llamado. Un paciente me contaba un sueño y en sus asociaciones, tres oportunidades, se ríe. Intervengo sobre ese gesto, inmediatamente repone que no sabe porque lo hace, que es nervioso. Se angustia, ese gesto de la risa le recomponía el cuerpo que perdía tras el sueño de angustia. En el sueño, el padre lo interrumpía, como tantas veces había sucedió en su historia y no le permitía tocar música, que es a lo que se dedica. El gesto de la risa amplificado al señalarlo produjo otro sonido tanto para él como para mí a pesar de las dificultades de usar estos medios digitales. Hay que estar atentos a no quedarse pegado al marco de la imagen para leer el gesto.