ENTREVISTA A MÓNICA SOUZA, UNA HACEDORA
por Lilian Giubetich

-Mónica en tu proceso creativo desde  cuando vos empezaste a sentir que te gustaba el trabajo con la escultura?

 

Desde la facultad, por qué yo a los ocho años empecé a pintar jugando, me encantaba pasar tiempo con eso pero lo que más me gustaba era construir, que era como jugar, hacia la casita de las muñecas, hacia el sillón yo le construía un ámbito donde entraba la muñeca.

Recuerdo con una amiga que construimos con una caja de camisa del padre, pusimos agua y detergente e hicimos el carro de la vendimia de una muñeca, jaja.

 

Tenía que ver con construir, después tenía mis abuelas, una bordaba, otra tejía,  mi mamá era costurera así que tuve esa relación con el hacer . Eso creo que soy : una hacedora.

Mi nono era joyero platero y tengo muchas herramientas de él con la que ahora termino los colibríes.

Los resuelvo como un ritual siempre hago 13 y los resuelvo con las herramientas de él.

 

Yo busco desaparecer en mi taller tengo que  estar porque el proceso lleva tiempo necesito estar para que suceda si no estás, no sucede.

 

Está muy bueno lo de la definición de hacedora, un hacer desde donde podrías decir?

 

-Podríamos decir, siento que vienen ideas y que las tengo que hacer si no me presionan, tienen que salir para que yo quede liviana y cuando las veo salir y  las veo materializadas es como que me veo, eso me pasa y si no me pasa eso, no lo hago.

 

  • ¿O sea que te ha pasado dejar procesos inconclusas porque eso no sucede?

 

-Claro eso no sucede, hasta que sucede y esos son esos paréntesis de lo que hablábamos de vacío.

Por ahí se producen paréntesis de vacío y cuando se producen esos paréntesis de vacío, es cuando suelto, y ahí se genera algo muy loco, yo suelto procesos e inicio otros. Me doy cuenta después.

Por ejemplo inicio tres esculturas y empiezo a vincularme con una idea nueva en ese paréntesis que queda . Eso puede suceder en la noche, en la madrugada, cuando me estoy despertando, cuando escucho algo o sea es como que en paralelo se abre más de un proceso y a veces no tienen que ver con la misma serie ;o por ejemplo también se desprendieron de una serie y generaron otra cosa.

 

A veces hasta los sueño , es loco, me despierto anoto y sigo durmiendo algunas veces son los cierres de las esculturas .

Yo creo que hago esculturas para cubrir ausencias , ausencias de todo tipo, una  ausencia como tal.

 

  • Algo de eso se refleja en tu obra, queda algo vacío…

 

-Si, son como cáscaras que forman una contención que pueden albergar y yo decido si pueden albergar o no; a veces le dejo huecos y no albergan nada.

Los procesos para mí salen de un proceso en general y cada escultura es un proceso individual dentro de ese general

o sea, se van transformando dentro de un proceso transformador general que está andando y aunque pienso que si ya la terminé, no se sabe si está lista.

Por ejemplo, ahora ínicié la nueva serie de mujeres colibríes que me permitió mayor libertad desde lo formal, estructural y es una libertad desafiante porque todas quiero que se muevan con el efecto mismo que tienen los colibríes.

Los tocás del pico y hacen una vibración, siempre se mueven o son pendulares o vibran, generan la impermanencia, yo creo que nada es para siempre, todo se transforma.

 

«Eva», de Mónica Souza

-¿Y qué te parece que le pasa a una mujer en ese proceso? que nos pasa a las mujeres?

 

La primer mujer colibrí que hice tiene por ejemplo una ala, un pie y el otro es una sandalia, simbólicamente sería el otro pie, pero tiene un solo pecho y una sola ala y su cara está mutando a colibrí porque tiene el pico pero a la vez se está llenando de cosas.

A mi me gusta mucho el diseño del arabezco, es un diseño muy femenino, lo utilizó para los vacíos, pienso que la mujer tendría que despojarse de ciertas cosas y utilizar otras.

 

-¿Por ejemplo?

 

– Hay momentos que deberíamos utilizar alas para irnos

Jajaa

 

-Que por lo que hablamos algo así te funciona cuando estás en el proceso creativo , te vas!

 

-Si! , es como que me traslado en cada proceso, hay partes  que  cuando vas armando, hay el momento álgido, cuando vas armando esas cáscaras, las golpeo, las modelo, las caliento con fuego, las vuelvo a moldear, se va generando la forma, pero la forma va por partes, entonces cuando ya tenés suponete una pierna entonces la empezaste a armar y cuando vos decidís, si querés poner esa pierna estirada, doblada ,torcida con pies sin pie,  Como sea que fuese, en el momento que se decide, ahí, ese es el punto en que me voy y desaparezco con la escultura.

Es como un canal.

 

– ¡Que impresionante! por qué es el momento ese del armado donde lo que está dentro tuyo, que vos ya lo tenés previsto, se materializa…

 

-Si, ahí me puedo pasar horas y no me encuentran ja ja

sé que en ese momento viene, y es un día muy especial.

 

Eso que decís nos permite pensar lo que hablamos de la libertad y podemos llevarlo en relación a la última serie tuya de la mujer y la libertad

 

-La propuesta es de pensar la libertad desde una misma, creo que estamos llenas de mandatos de todo tipo y que cuando una se lo plantea decís que es verdad!

Creo también que algunas mujeres necesitamos tener como ese límite, como ese retorno, en ese punto álgido : digo ¡uy la una de la mañana! Vuelvo, cierro el taller y me voy.

Es complicado el volver.

 

-¿vos dirías que ahí hay como una pérdida de esa libertad , una vivencia de estar en un mundo propio, único, donde el otro no está y después volver, a donde entra el otro, las obligaciones….

 

-Y si, la parte de la responsabilidad

Pero es así porque si no, me iría,  y no se adonde me iría!

ya no me encontrarían más! jaja

 

-No hay uno sin el otro

 

-Si, y a parte no se generaría, me parece que las dos partes tienen que estar.

 

-Y si lo pensamos en relación a la mujer actual ,de lo que está pasando a nivel social que podemos decir como una especie de revolución , que vos traes una obra que la vamos a mostrar, una obra muy interesante, en relación a esta mixtura entre lo  celeste y lo verde ¿ que podés decir de esto? ¿que reflejas en tu obra?

 

-A mi me parece que siempre las posturas que llegan a un extremo no son muy sanas y que por ahí se pierde una energía en el medio que se puede utilizar de otro modo.

Y no sé si es que ser humano es así que, si no estás en un lugar , estás en otro.

Nosotros con nuestra idiosincrasia, con nuestros mandatos sociales siempre es blanco o negro, el término medio es como si no funcionaría, como que no está incluido dentro de la estructura  ¡porque no puede ser un termino medio!

Por ejemplo me decían : es una postura sin postura . No!

estoy en desacuerdo, es una postura que incluye a todas, es una postura inclusiva, no tiene que ser un extremo o el otro.

En este caso ejemplo como es una escultura participativa y esos eran suvenires que se podían colgar, entonces había perlas celestes , perla verdes y había perlas verdes y celeste arriba y abajo, y viceversa que podía salir algo mixto y cada una elegía y muchas mujeres eligieron lo mixto .

La escultura ofrecía todas las opciones y vos podías  elegir.

igualmente estuve leyendo sobre feminismo y se entiende que las extremos también nacen porque necesitan revolucionar desde un lugar más interno, de ir al choque, de movilizar,  de revolucionar,  por ahí por eso existe.

Por qué se hace todo tan común, el machismo se instala de tal modo, de manera tan camuflada, que a veces no se puede distinguir por estar tan instalado en la sociedad.

 

-Volviendo a las serie de  las mujeres colibríes , que me parece increíble, jugas con el cuerpo- mujer  y el cuerpo- ave , del colibrí…

 

Si, eso es lo que estoy haciendo, y los arabescos que sería el intermedio para unir esa situación, es como algo surrealista, para armar esas composiciones necesité algo que anexara y me vienen muy bien los arabescos por esas formas orgánicas que tienen que ver con el cuerpo de la mujer y así pueden enlanzar y resolver.

«Trascender, serie homenaje a los Colibríes I» de Mónica Souza.

 

-Y qué se te vino a  la cabeza entre el cuerpo femenino y lo que le pasa a una mujer? viendo tus esculturas en especial la escultura “Trascender”, que pasa con el cuerpo al trascender y el colibrí?

 

Trascender…. nosotros somos como almas en una vivencia matérica y trascender es tratar de olvidarse de que somos matéricos y utilizó el metal justamente para generar que con tanta materialidad si se puede desaparecer jaja

Qué es lo que le sucede a la mujer de trascender, que empieza levitar y abandona sus zapatos que son de chapa y su ropa se vuelve traslúcida y los colibríes entran y salen con su libertad y ella va desapareciendo desde abajo hacia arriba ,eso es trascender.

 

Que esta idea la podemos pensar en el cuerpo, que pueda hacer una mujer con su cuerpo,  como puede en relación a su propio goce trascender , sentir en el cuerpo y poder ir más allá…

 

-Si totalmente ,sí creo que parte de liberarse de ciertas cuestiones es poder ir más allá , si también encierra ese mensaje, que es lo que puedo dejar yo invisible y qué es lo que puede utilizar como matérico y decidir accionar.

Juega mucho lo etéreo y la liviandad cuando desaparece lo matérico te sentís más liviana es como caminar más liviana en un medio denso y si sentís densidad podés decidir caminar liviano.

 

Está buenísimo porque también es el contacto con ese vacío y ver cómo se las arregla la mujer con ese vacío para poder volar, para poder irse…

 

-Si, yo creo que todas las mujeres tienen esa capacidad sólo les hace falta recordar, a veces el encierro lo genera una y las limitaciones también.

Por eso lo pendular tiene que ver también con ésto, de ir y venir entre éstas dos situaciones, por supuesto también sin materia no podríamos existir y sin el vacío dejaríamos de respirar eso que necesitamos para poder llevar la materia. así que es una cuestión… no un dilema porque está resuelto, es un proceso que deberíamos aprenderlo y manejarlo más fluido y poder resolver ,ir y venir entre esas dos situaciones.

 

-Porque sin un cuerpo tampoco se puede gozar en relación a lo que hablábamos de que es necesario el cuerpo para poder después salir de él entre comillas…

 

Claro, necesitas las dos experiencias creo que teniendo las dos experiencias creo que hay momentos que no las haces conscientes que surgen  solas.

 

-Pero hay que dejar que surjan …

 

Si , totalmente creo que hay patrones que empiezan a jugar: la culpa, la flagelación, la mujer se flagela rápidamente ahí nomás…somos muy exigentes, autocríticas, duras, es bien complejo….. por eso soy hacedora me permito decirme a mí misma en el hacer ciertas cosas que en la  vida no me salen, por eso el taller es mi mundo.

 

-no te salen porque no pasan por la palabra…

 

No pasan por la palabra, por qué ciertas estructuras están tan  escondidas que sentís la presión y no sabes de dónde viene, entonces algo visual te permite decir… no sé si te da la resolución pero te da el respiro, el instante de esa conexión. Por ejemplo hay mujeres que me han mandado WhatsApp de situaciones y yo dije respiraste! al menos una brisa fresca que ella viera esa escultura y me mandara esa devolución. Es como lo que siento en relación a la técnica que uso, que si bien son como cáscaras , las esculturas van guardando una memoria interna.

Yo cuando veo mi obra me acuerdo de esa mujer, de lo que sucedió en el trascurso de la creación, de las personas que me ayudaron a trasladarla, de la gente que colaboraron a colgarla… Van como generando una memoria interna anexa que hace de lo estético que van encerrando esa energía en ese vacío que tiene contenido.

 

O sea que la obra en sí misma genera un efecto que es incalculable, como lo que te pasa con la gente…

 

-Y si, me sorprendió muchísimo, como que vos me hagas estas preguntas, que me llevan a resolver ciertas respuestas, me llega la emoción de lo que el otro me dice y al armar este discurso, pensar que el alcance es más de lo que una piensa en el momento.

 

-y es también parte del movimiento, parte de una escultura…

 

-Por ejemplo la exposición del Le Parc que hicimos tres mujeres, fue un impacto esa exposición para muchas mujeres incluso para las que trabajan ahí .

Por ejemplo ellas trabajan troncos de 2 m de 50 60 70 cm de diámetro, que no pesa poco, por qué ellas también trabajaban de la temática de la mujer.

Esa muestra, la idea inicial la traje yo, pero terminamos armando las tres los textos, todo lo que implicaba y yo creo que impacta que seamos mujeres que nos enfrentemos a esos materiales, que hagamos incluir ese material es como un empoderamiento.

Por ejemplo cuando vimos la escultura terminada, (yo trabajo con cabeza y malacates hago cierta forma y le sueldo un gancho y  la cuelgo porque sino es imposible verla), ellas por ejemplo la van rodando y en un momento la paran yo la tengo que colgar y armando por partes porque son cáscaras; el mensaje era el mismo de las tres, de generar con algo que es tán adverso a la fuerza femenina algo que sea significativo.

Un mensaje de empoderamiento.

 

 -A mi me impacta también como ponen el cuerpo al hacerlo porque ésto de la fuerza es posible por el manejo del cuerpo y el material…

 

-Si, yo me reconozco emotiva, emocional pero por ejemplo he llegado a llorar porque no se me dobla un caño! Jaja

Hasta que lo resuelvo, calentando,  haciendo palanca …

Hay que tener cuidado físicamente, si hay que poner el cuerpo, es una elección,  un intercambio de energías.

 

-Una hacedora comprometida…

 

-Si, cada una tiene su modo de trabajar pero si el proceso que me lleva un resultado no se genera, si no me surge iniciarla, si por algún motivo no se da en el taller, que es mi espacio, si no veo, ese es el compromiso: no hacer, sino ves, porque sino no tiene sentido para mí, hay otras personas que trabajan de otro modo, para mí pasa por ahí.

 

Primero tiene que pasarte algo a vos para empezar, es un punto de partida que vos privilegias

 

-Si ,  yo creo que algo me tiene que involucrar desde algún lugar visceral, si, hasta los colibríes que son en pequeños formatos, es porque leí algo o la música…

Por ejemplo con Paula Neder pasó eso…. eso es y eso será.

 

  • Creo que vos después de mucho trabajo encontraste ésta vía muy clara en cuento al proceso creativo, que tiene que ver con tu trabajo interno , cuál es el propio camino, la propia forma?

 

-Creo que siempre fui así,  por ejemplo en la carrera, tuve que interrumpir tantas veces la carrera, porque eran épocas difíciles y se hizo larguísimo, por trabajo siempre.  Trabajé 12 años en vendimia, para carros y escenografía, era un trabajo intenso.

Siempre de todo ésto te llevas cosas, experiencias situaciones guardadas y las puedo utilizar y la facultad también fue así el tránsito, no me importaba en cuantos años y pasé por todos los materiales hasta que llegué al metal y ninguno me llama tanto la atención como éste , pude experimentar granito reconstituido, piedra , yeso , cartón, madera y ninguno fue como éste.

Si utilizo otro material tiene que ser algo que tenga que ver o que combine, o que dialogué con éste:  es el metal.

 

-¿Y qué crees que te llamó tanto la atención, que te cautivó así?

 

Creo que es un oficio, me llamó la atención de que da toda esa impresión de que es duro y no manejable y cuando lo empezas a trabajar te das cuenta de que es re-maleable, es como una magia, tiene que ver con el modo de cortar, los golpes dirigidos de tal manera que generan la forma, el corte del molde, por ejemplo.

Hasta en el momento que empezaste a trabajar el material, el oficio,  golpeas de más.

Por qué crees que te estás enfrentando a algo duro y no es duro, incluso hasta lastimás el material, ahora es un diálogo conocido.

 

– y las posibilidades que te da el material en relación a éstas cáscaras…

 

Si, viene justo, porque incluso cada cáscara muy recortada no se te deforma, no tenés que tener cierto cuidado como por ejemplo la cerámica.

Lo que me gusta es que el metal es como una ambivalencia.

 

 

 

 

 


MÓNICA SOUZA

Escultora del metal.

Expone desde mayo del 2008 hasta la fecha de modo grupal en distintos lugares como ECA “La Mujer y la Escultura”, Salas de Arte Libertad “Distintos Múltiples”, ECA “Mujer y Sociedad”, Galería Sergio Sergi LRA Radio Nacional Mendoza, Centro Cultural Ruth Santander de Vila, Canal 7 Mendoza “Diversidad e Integración”, UNC Sala de Arte Biblioteca Central, Nave Cultural “Unidad de lo Múltiple”, Museo Nacional del Vino, entre otras.Desde el 2010 hasta la fecha trabaja en la realización de escenografías, utilería mayor y menor, en distintos eventos culturales a nivel provincial y departamental. Queda seleccionada para participar en el 11o Encuentro Internacional de Escultores, Palmar, Soriano Uruguay 2016. Primera Muestra Individual Bodega SinFin 2017. Expone grupalmente en Palmar. Soriano. Uruguay.
Formó parte de un equipo de restauración a cargo de la Cátedra de Escultura (restauración de copias de Murales Egipcios). Convocada por Gabriela Nafissi, participa del Proyecto “Reencarnaciones” de Bodega Monteviejo. Tarabust Áfono&Sonoro. Muestra “Inquieta” en el Espacio Cultural Julio Le Parc 2018. *2018 *2019 Exposición Casa Vigil. Bodega Casa “El Enemigo”.*Próximamente, participará en la inauguración de ECA Espacio de Arte Contemporáneo y en la inauguración del Museo Emiliano Guiñazú Casa Fader, con una obra que quedará emplazada para dicho evento.