ph: Romi Abel (@romiabelph)

El goce del ruido, el sonido del silencio
por Juan Pablo Vozza y Charly Rossi

«The words of the prophets

Are written on the subway walls

And tenement halls

And whispered in the sounds of silence»

Simon & Garfunkel – The sound of silence

 

El sonido es una sensación o impresión producida en el oído por un conjunto de vibraciones que se propaga en un medio elástico, como el aire. El ruido, es un sonido. Uno que se define como inarticulado, sin ritmo ni armonía y confuso. No existe diferencia física entre un ruido y un sonido.  La diferencia se da a partir de cómo el oyente responde a los sonidos. De cómo los escucha en términos de su propia subjetividad, una suerte de interpretación.

Entonces… ¿que escuchamos cuando escuchamos?

Charly Rossi, siendo un conocido y asiduo colaborador de la casa, junto a su inquieto oído y cercanía con la música, especialmente al rock, se convierte en una elección obvia para hacer de preludio a esta sección.

Quien escribe, lo contacta proponiéndole la elección de un álbum de su agrado para poder abordar y comentar. Con el entusiasmo de un adolescente que asiste a su primer recital y en la oscuridad escucha el testeo de una guitarra eléctrica. Esos primeros acordes que envuelven y matizan la atmósfera, es que esperaba con ansias la recomendación.

La respuesta fue el silencio.

La composición elegida por Charly fue 4´33´´ de John Cage…

“Interrumpimos tu lectura para que conozcas la obra” (se recomienda enérgicamente que lo hagas antes de continuar leyendo)

 

 

 

4´33´´ es una obra musical en tres movimientos que John Cage, compositor de vanguardia estadounidense realizó en 1952. En cuestiones técnicas, la pieza puede ser interpretada por cualquier instrumento. La composición y el intérprete guardan silencio durante cuatro minutos y treinta y tres segundos, aunque teóricos de la vanguardia musical consideran que los sonidos, los ruidos que escucha el espectador durante estos minutos y segundos es la verdadera composición.

Al iniciar el encuentro con Charly Rossi y luego de bromear acerca del silencio y la posibilidad de una nota vacía, una entrevista silenciosa, un escrito sin palabras, es que el psicoanalista menciona dos discos en particular que considera fundantes y de los que podríamos hablar por horas. Cosmo´s Factory, quinto álbum de Creedence editado en 1970 y Machine Head, sexto disco de Deep Purple editado en 1972. Discos que se remontan a su niñez y a la inocencia sonora, donde la escucha, susceptible y vulnerable fue atacada por los acordes, riff y arpegios que suenan desde el primer segundo de estos álbumes clásicos. La cabeza de máquina ingresa a la factoría del cosmos, marcando así, el origen y el delirio elucubrativo acerca de esa época y el acercamiento de Charly a la música.

El recorrido iniciado con esos álbumes continuó con el pasar de los lustros. Las influencias crecieron, el oído quería más. El rock progresivo, el heavy metal, el contracultural punk y el siempre presente rock nacional guiaron la búsqueda hasta la llegada del sonido de Seattle, el grunge. De la mano de bandas como Nirvana, Pearl Jam, Soundgarden, Alice in Chains entre otras. Charly nos dice acerca de este sonido: “me abrió la cabeza en dos” y pone énfasis en el álbum Ten de Pearl Jam.

El recorrido de bandas, artistas y álbumes parece interminable pero siempre fresco, viajando en la eterna cinta de Moebius con buenos auriculares. Charly comenta sobre los muchos estilos de su preferencia y los define a partir de aquellos que sabe que no le agradan, quizás más sencillo y rápido de enumerar.

Retomando la selección de Charly Rossi, menciona que la misma, marca analíticamente y recomienda la lectura de Miquel Bassols, quien en su blog Desescrits, escribe acerca de In a silent way (compuesto por Joe Zawinul, tecladista de jazz y líder de Weather Report) en donde se nos explica lo que hace acontecer a dicha composición. Zawinul escribe la pieza musical a partir de los recuerdos de ser paseado en un coche doble de bebe luego de la muerte de su hermano gemelo, ser paseado junto a un lugar vacío. 

En el escrito titulado “Variaciones sobre In a silent way”, Bassols nos dice, en relación con el 4 ́33 ́ ́, que el ambiente generado en la grabación tiene así algo de los sonidos producidos sin intención que John Cage buscaba con su fuga silenciosa y que solo podrían aparecer como si fuera de una manera distraída, una suerte de atención flotante.

Rossi comenta una anécdota de Cage, quien entrando a una cámara anecoica, completamente aislada le dice al ingeniero de sonido que escucha dos frecuencias, a lo que este le responde: Sí, aquello que escucha es el crepitar de sus neuronas y el fluir de su sangre. 

El sonido está, al igual que la belleza según Lacan en el Seminario 7… está ahí para opacar a la cosa… Rossi nos dice: la música está ahí porque si no escucharíamos lo real del cuerpo, hablamos para no escuchar el vacío.

Para inaugurar esta sección, Charly elige un gesto. Introducir el vacío para mostrar que también forma parte de la música. El no elegir un disco también implica un gesto que abre.

Y una vez más en silencio… la pregunta… ¿che, vos lo escuchas? Luego de risas, la respuesta:

_ No, no lo escucho, pero me cambió, me hizo pensar de otra manera, es como leer a Joyce. Lo que produjo en la literatura y en la enseñanza de Lacan. Joyce hace lo que Cage […]. Lacan dice que el Finnegans Wake de Joyce es la pieza suelta de la literatura… El 4´33´´ es la pieza suelta de la música.

Rossi nos dice que se goza de hacer ruido, de no terminar de verificar nunca que el lenguaje es impotente para dar cuenta del goce. El contenido hace las veces de goce del sonido y este gesto introduce la dimensión del vacío. Podríamos hablar de muchos discos, dice; en la entrevista lo hacemos, el álbum blanco de The Beatles es mencionado, The Dark Side of the Moon de Pink Floyd y extensos etcéteras… pero tiene que haber una ruptura de la cadena, un bache de sentido, y ahí está esta pieza, el silencio, la provocación.

_ Si pudiésemos imitar un poco el gesto de Cage, nos dice Charly, seríamos muy eficaces como analistas. El gesto de John Cage interroga al síntoma del sentido sonoro.

Y como se lee en el final de Hamlet… “El resto es silencio”.

 

 

Juan Pablo Vozza

Empedernido degustador de comics, cine, música, psicoanálisis y sus convergencias.

 

Charly Rossi

Psicoanalista, AE 2020 – 2023, Miembro de la EOL y de la AMP. Docente del IOM2.
Guitarrista insistente, lector fanático de Pascal Quignard, seguidor del Racing Club, responsable del Grupo de Facebook La_Falta_que_Me_Hace y muy de acuerdo y entusiasmado con la expresión “Elevar lo humano a la dignidad del sujeto podría ser una expresión de nuestra ética” de Eve Miller-Rose.