ecos

« Volver al inicio

El eco de tu voz, 

  resuena en esta caja.

Mirar sin poder encontrarme con tus ojos,

      mis vísceras que se anuncian y reclaman.

Esta búsqueda sin nombre, reencuentro con el pasado,

Naufragio de una noche,

Y este corazón que late pese a todo.

Lacan agrega a la lista de los objetos freudianos, el objeto voz y el objeto mirada,  fundamentales en la  dimensión estructural del deseo del Otro en la constitución subjetiva; “hay una función que instaura una identificación  y que el proceso de separación introduce” , “ se trata de ese objeto privilegiado, descubrimiento del análisis, cuya realidad es puramente topológica, el objeto al que la pulsión le da la vuelta, el objeto que produce un bulto, como el huevo de madera en tela, esa tela que, que en el análisis, uno está zurciendo – el objeto a- “, Lacan Jaques, Seminario 11, pp 265.