abrigo

« Volver al inicio

Se avecina el invierno, estamos en cuarentena, y me pregunto, ¿Dónde encontrar abrigo? En este contexto, en esto interno y externo que cada uno de nosotros está atravesando/siendo atravesado a su modo.

En lo personal, solía encontrarlo en los abrazos, en un café compartido…con otros, seguro, para no “enfriarme”, también.  Ahora, frente a esta “novedad” que por momentos es permanente si uno no le pone un freno y la acota un poco, en qué o quién encontrar esa protección, palabra que también anda dando vueltas por todos lados. Hasta ahora, puedo decirles que lo encuentro en el desayuno en familia que puede durar horas los días que no trabajo, en mis compañeros de trabajo cuando nos cuidamos o llevo algo rico que cociné para compartir, en los mensajes de la gente que quiero y tengo lejos…y qué abrigo para este cuerpo? De eso sólo puedo decirles que voy armando, los sueños hacen lo suyo elaborando de a poco.

Pienso, cada uno armará su confesión de invierno esta vez, y más de uno se hará eco del  “Hace frío y me falta un abrigo y me pesa el hambre de esperar.”