Sín título 1974 de Fermín Eguía

El Vacío y lo peor – Clínicas de Leonardo Rodríguez Achilles y Gastón Mena

A partir de dos preguntas proponemos a los invitados a compartir su clínica:

 

Gastón Mena

Lector de Lacan y Borges. 

Buscador de Sinthome.

 

.1- ¿Qué relación encontrás en la clínica entre lo peor y el vacío?

Pienso en casos que llegan a la guardia hospitalaria, con situaciones de intentos de suicidio o autoagresiones como cortes graves o cuadros de angustia intensos; donde frente a la pregunta respecto de lo que pasó -intentando establecer algunas coordenadas-, emerge un “no sé” o los pacientes no pueden dar cuenta de algo que se ligue a lo que pasó. Son casos actuales, donde encontramos una dificultad en que desde lo Simbólico algo pueda articularse a los fenómenos que se relatan como puramente descriptivos o simplemente con la presencia del silencio. Uno tiene la impresión de que ahí muchas veces se está frente a desanudamientos, en pasajes al acto por ejemplo, donde el Simbólico queda suelto y lo Real e Imaginario interpenetrados, tal como lo trabaja Nieves Soria[1].

Asimismo muchos  “síntomas” que en la actualidad se presentan como vaciados de su referencia a un saber inconsciente, simplemente como “trastorno sin sujeto”, donde la primer maniobra es en lo preliminar tratar de pesquisar algo que conecte o empalme a algún significante que pueda ser inicio de lo asociativo.

La  pregunta inicial  me remite al título del seminario 19 que Lacan propone como enigmático. Allí los puntos suspensivos aluden a un vacío, de lo que no puede escribirse: “(No hay relación sexual) o peor”.

Encontramos en Lacan diversas referencias en torno a la noción de vacío: enigmático, de significación, estructurante. Siempre dándole una relevancia especial: “En el orden simbólico, los vacíos son tan significantes como los llenos; parece efectivamente, escuchando a Freud hoy, que es la hiancia de un vacío la que constituye el primer paso  de todo su movimiento dialéctico”[2] .

¿Qué articulación a la clínica podemos pensar? Esto es algo que adquirió para mi otro relieve a partir de la enseñanza de Daniel Millas en sus clases[3]  y textos[4] . Ubica que  en el automatismo mental para De Clerambault lo fundamental es la relación con el vacío, donde algo cae en referencia al sentido. Es interesante pensar esto más allá de las psicosis, ¿qué inventa un sujeto frente a este vacío, de qué medios dispone el sujeto desde lo Simbólico e Imaginario en relación a lo Real?

 

.2- ¿Qué dificultades encontrás cuando el partenaire del sujeto se sostiene desde lo peor?

En principio no me resulta evidente la noción de “peor” en Lacan y conviene no comprender demasiado rápido. ¿Se tratará de lo mortificante o de la pérdida del goce de la vida?; referido al partenaire… ¿será lo que Lacan llama el odioenamoramiento?. Si nos preguntamos: ¿Quién es el partenaire del sujeto?, a partir de allí se abre otra mirada ya que el psicoanálisis se centra en qué se hace consistir en esa pareja, qué del sujeto y su goce se instala y le vuelve desde allí. Lacan nos ha dejado pistas preciosas para trabajar este tema: desde el hombre como estrago para una mujer – donde por ejemplo la pérdida del signo de amor de un hombre puede tener como efecto la caída de una mujer hasta en pasajes al acto-  hasta la mujer como síntoma del hombre…ya que como señala Jacques Alain Miller se puede saber mucho del inconsciente de un hombre a partir de conocer la mujer que elige. Incluso como indica Mónica Torres[5] puede darse que la mujer quede ubicada ya no como síntoma, sino como el superyó de un hombre – una de las vertientes de lo peor-

[1] Soria, Nieves. Confines de la Psicosis. Ed. Del Bucle 2008.

[2] Lacan, J. “Respuesta al comentario de J. Hippolitte sobre la Verneinung de Freud”. Escritos I.

[3] Catedra de Clinica de las psicosis. Maestria en Clinica Psicoanalitica. IDAES UNSAM

[4]Millas Daniel. El psicoanálisis pensado desde las psicosis. Ed. Grama. 2015

[5] Torres Mónica. Amor, deseo y goce. Cada uno encuentra su solución. Grama Ediciones.2012

 

 


 

Leonardo Rodríguez Achilles

Responsable Local CID San Juan.

 

.1- ¿Qué relación encontrás en la clínica entre lo peor y el vacío?

.2- ¿Qué dificultades encontrás cuando el partenaire del sujeto se sostiene desde lo peor?

Una primera aproximación a los interrogantes es que en la clínica entre lo peor y el vacío se presenta una relación lógica y no complementaria. El título del Seminario 19: “…o peor” me evoca lo que escribe Lacan, con tres puntos suspensivos, que apunta al lugar del vacío que el lenguaje introduce en el ser hablante, lo cual posee su impronta ya que se destaca como el “único modo de atrapar algo con el lenguaje…”[1]. Esta es una clara y precisa orientación, el vacío de esta manera posee su función y revela en la experiencia analítica que todo discurso se topa con un real indecible del “no hay relación sexual”.

El hecho de que no haya relación sexual predeterminada en el ser hablante, responde un «hay Uno” del goce. Esto nos conduce a la segunda pregunta, el hecho de que entre los sexos haya disparidad de goces plantea siempre dificultades que se verifican en la práctica analítica.

De esta manera la clínica de la sexuación se inscribe también como una clínica del partenaire, la cual siguiendo a Lacan se deduce que lo peor es creer que la pareja puede hacer Uno. Esto como efecto está íntimamente relacionado con el real del síntoma del cual se ocupa el psicoanálisis. Si hay disparidad de goces no se puede hablar de complementariedad, los sujetos no pueden hacer otra cosa que fallar la relación sexual que no hay y abordar las distintas soluciones sintomáticas que inventan para suplirla. Como decía irónicamente Lacan, por mucho que dos cuerpos se abracen hasta aplastarse, nunca hacen uno.

[1] Jacques Lacan, El Seminario, Libro XIX, …O peor, 1971-1972, Paidós, Buenos Aires. 2012. Pág.11