Helga Stentzel

Conversaciones con… o peor
por Gabriela Grinbaum

Conversar, del latín conversare que quiere decir, vivir, dar vueltas en compañía.

¿No es bella esta idea de dar vueltas?

Se dan vueltas y cada vez los reencuentros con lo mismo se ven diferentes. El riesgo de la fascinación en la primera vuelta. Pero también el peligro de habértelo perdido.

Me viene la frase de Lacan en su Seminario “Momento de concluir” cuando dice que el final de análisis se produce cuando se ha girado dos veces en círculo, es decir, cuando se ha reencontrado aquello que nos aprisiona.

Las mujeres amamos conversar. Amamos conversar entre nosotras… Nadie conversa así. Y como lo dice Agatha Cristie, las conversaciones muchas veces son peligrosas…

 

“En el Otro no está la pareja”

Y el Uno no hace lazo.

…Un lugar vacío en el que Lacan escribe lo femenino.

En esta brújula de lectura nos orienta Andrés Romero a conversar.

Aún así…”conversar con el Otro para no saber todo, para ser no todo…o peor”.

Y de esa manera Sebastián Brennan nos lleva a sus comienzos de formación, al encuentro con el IOM, a su clínica, al deseo y algo de pandemia.

Nota de color, la ficha íntima e intransferible, y me tienta responder pero me privaré de ello.

Les contesto una: Si volviera al despertar de la primavera, comería flores.

Y entonces, con partenaire o el Uno solo déjate llevar por Antonella Pantone y Soledad Calderón a la vendimia a una “experiencia multisensorial”.

He aquí una buena pregunta, ya se ha hecho, pero no por eso deja de ser muy buena, al contrario, hay que dar vueltas, ¿acaso no es eso una conversación? Hay que hacer la pregunta otra vez, y eso es signo de la no soberbia,  para encontrarnos con lo novedoso. Y allí está. ¿Qué se produce en las presentaciones de enfermos? ¿A qué se refiere Jacques-Alain Miller cuando habla de sus enseñanzas?

Vale la pena el trabajo de Gastón Cottino y Gustavo Saraceno.

Tenés un viaje y también una película, Flor Picighelli te sumerge en el flash de un combo: Seminario 19  más Peli.  Tomá nota.

Excelente el antídoto contra el fundamentalismo del “me gusta”. Y sugiere algo precioso. El análisis va contra lo segregativo.

Miguel Angel Rossi te conduce de lleno allí donde lazo y discurso se constituyen mutuamente.

Jugando con las palabras o asociando libremente Leandro Picighelli nos abre el abanico de las frases hechas y así pasamos de …O peor a “Peor es nada”.  Y entonces… “¿Por qué no nos arrojamos a la nada?

Freud nos enseñó que los poetas nos llevan la delantera… invitó a seguir la investigación sobre el enigma de lo femenino en los artistas.

Pero Gastón Mena redobla la apuesta, con audacia formula, “La clínica nos lleva la delantera”. Responde a dos lúcidos interrogantes, la relación entre lo peor y el vacío y las dificultades cuando el partenaire del sujeto se sostiene desde lo peor.  Imperdible.

Soledad Calderón entrevista a Florencia Rodriguez sobre el valor de la palabra. Lo mejor y lo peor, las malas noticias, la mirada femenina y su puesta en palabras… bella.

Una pregunta que me interesa es la relación entre el periodista y el analista… se las dejo.

Y Ana Sol, qué entrevista te mandaste!!!!  Ricky Seldes nos cuenta acerca de su recorrido analítico… no les adelanto nada de nada.

Simplemente deléitense con su brillante honestidad, una enseñanza siempre. Porque Seldes es lo más de lo más de lo  más.

Esta revista me gusta, le pongo un like y varios emoticones de aplausos y corazones.

Gracias por dejarme conversar con ustedes

 

 

Gabriela Grinbaum

AME del al EOL y la AMP.