Me quiere, no me quiere
entrevista a Marianella Martín, Elbi Olalla, y Gabriela Psenda

¿Bueno, quién quiere arrancar contándonos cómo surge esta obra?

Dos de las integrantes responden casi a coro: Marianella

Marianella: sí, es mi responsabilidad, sabía! La idea fue mía, pasé mucho tiempo sin cantar y vi un espectáculo de Elena Roger, yo venía de un trabajo de grupo grande y con mucha fobia a elegir otro proyecto en grupo y dije bueno, se puede hacer algo sola, como que me puse mezquina, pero de alguna manera quería ver qué pasaba al enfrentarme a lo desconocido de hacer un show sola.

Hubo una lista de temas, se los mostré a Gaby que era mi alumna de canto, yo sin saber mucho su trayectoria, ni su trabajo, como que le planteé que necesitaba ayuda y cuando empecé a explorar con ella, me di cuenta que era más complejo que un simple coucheo, empezamos con un trabajo súper profundo. El repertorio empezó como siendo muy a mi gusto y después fue virando más a elecciones femeninas.

¿Las canciones elegidas fueron todas de cantantes y compositoras femeninas?

No, no todas, hay algunas asociadas a hombres, pero de alguna manera tal vez estaba en relación a intérpretes mujeres, o se habían escrito para mujeres. Después fue mutando, también coincidía con lo que venía pasando en el contexto, pero no fue ideada buscando eso. Después al unirnos las 3 fue imposible que la búsqueda no tuviera que ver con esa realidad.

¿Cuándo se une Elbi?

Yo creo que le consulté un par de veces, pero no me animaba a pedirle más, sabiendo que ella estaba en un montón de proyectos. Ella se ofreció a darle forma, dejar el cifrado para que luego fuera tomado por otro pianista y no hubo manera – todas ríen –

Se terminó copando

Sí! Como nosotras ya veníamos con un entrenamiento de la puesta con Gaby, cuando se suma Elbi fue mucho más rápido.  Con ella nos abocamos al trabajo musical y como hemos trabajado muchos años juntas no iba a costar nada. Después ella también participó en la elección de algunos temas del repertorio ya que yo me sentía más armada como para incorporar algo nuevo. Todo comenzó a funcionar de a 3.

Osea, que lo que comenzó como un probar sola, te lleva al encuentro con otros

Sí, y con mujeres. Entonces dije bueno, por acá sí. Fue una confianza como absoluta

Porque has formado parte de otros grupos con mujeres….

Elbi: las ámbaras (Ámbar, grupo de música étnica)

Sí, pero hubo un bache muy grande en el que dejamos de tocar, y decidí volver con esta idea armarme sola. Evidentemente me gusta la situación grupal, y creo que la búsqueda de con quiénes a esta altura está clarísima, con las mujeres.

Y Uds. que piensan del trabajo con mujeres, el arte entre mujeres, el amor por el arte….

Gaby: pensaba en esto que nos une y cómo surge la temática, te diría que fue casi inconsciente, y termina como desafío, después es con quiénes asumo ese desafío. Así fue el proceso del encuentro entre las 3 y el proceso de elección del tema”amor”. Porque esto no estaba claro desde el principio, eran elecciones de canciones que representaban para Marian un desafío. Aparecía esa imposibilildad, “quiero hacer tal tema”, allá…la luna, la utopía, quiero hacer eso, que sea real, que se materialice. Al principio eso era como lo que atravesaba todo y mirá que loco que después surge el amor, en ese querer llegar a esa luna.

A su vez estaba atravesado por las historias de estas mujeres que cantaron, esas cantoras, no todas eran cantautoras y que ellas tuvieron este mismo recorrido, sentía que era una réplica de ir escuchando y habitando esas historias. También cada una iba viviendo algo en torno al amor paralelamente al trabajo que íbamos realizando juntas.

Después decidimos escribir pequeños textos intermedios entre las canciones, pero nos preguntábamos ¿de qué queremos hablar?, ¿de la canción?, ¿de la autora?, ¿de la relación entre la cantante con esa canción?, o ¿la relación de ella con el amor?

Eras varias líneas, habían varias canciones que no necesitaban más, todos sabíamos de qué se trataba, ya estaba integrado en lo colectivo.

¿Lo que traes es algo así como una interlocución entre Uds. y autor/cantante, armando una especie de ficción?

Más que una ficción fue como una especie de hilo conductor, así como en la obra de teatro está el hilo narrativo, nuestro hilo, súper fragmentado, posmoderno te diría era el amor y las relaciones con esas canciones o en relación al amor en la vida misma, el amor a una misma.

Eso fue lo que nos llevó a elegir qué anécdotas de éstas mujeres íbamos a contar para presentar la canción, y eso va generando una dramaturgia, un tejido de sucesos fragmentados pero que para nosotras tenían una relación, así como se da la unidad orgánica en lo musical, se empezó a formar ese tejido también en la puesta.

Es como un espectáculo raro de identificar, porque tiene un poco de todo. Viste que ahora se habla de los espectáculos transdiciplinares, porque tampoco es interdisciplinario, no es un dialogo entre las disciplinas hay un entramado que va más por esa vía trans, de lo liminal, que coquetea con un montón de cosas logrando su singularidad.

Marianella: Elbi todavía no ha emitido palabra – ríen-

Elbi: a mí me parece que lo que lograron hacer la Gaby y la Marian fue único, y te diría que tres cosas me atrajeron de la propuesta, una es algo meramente musical que tiene que ver con el tema de los diálogos entre cantante e instrumentista que me gustan un montón, la situación escénica musical del dúo, sobre todo cuando es una cantante que yo admiro, con quien tengo un vínculo.

Hay como una tradición musical larga de cosas así, no exactamente igual pero similar, como son algunos shows de Ute Lemper, en donde hay alguien tocando, cantando, se cuenta una historia, se actúa, y para el músico es una cosa súper rica porque si te conoces con el otro hasta se improvisa.

Otra cosa que me pareció muy interesante y esto es más personal, fue poder acompañar a la Marian en esto de reencontrarse, venía hacía mucho insistiéndole que tomara nuevamente ese lugar que por distintas circunstancias se le había negado y por otro lado sé que se replegó a un lugar más de maestra, pero ella tiene mucho más para dar. Para mi es una de las mejores cantantes e intérpretes que Mendoza nos ha dado. Entonces sé, que esto fue como una vuelta, el ave fénix que se reinventa y renace y para mí eso ya era un regalo de la vida, por el amor que le tengo.

Después se hizo extensivo a la Gaby que es un animal de la dramaturgia. Yo con los años he aprendido que el 90% de cualquier cosa que uno haga musicalmente es eso, hacerlo con gente que uno ama, admira y respeta.

La tercer cosa, es que las mujeres solemos cumplir esos roles en los espacios, de contenernos, juntas  creamos una música muy bonita, con textos que no siempre tienen el sentido que se le ha dado en la obra. Eso es un gran acierto de Gaby y Marian, haber subrayado, no solo con el texto sino con pequeñas acciones muy bien elegidas, otro ángulo posible. Algunas canciones las toqué muchas veces, pero en la obra terminaron siendo súper pertinentes a lo que estaba pasando en el contexto y a cada una.

¿Te referis a los movimientos del feminismo?

Al feminismo y a los amores, de amigas, parejas, la Marian se quedó embarazada, pasaron un montón de cosas! Creo que fue surgiendo una forma distinta de querernos con el otro. Han sido y siguen siendo momentos en donde nos preguntamos muchas cosas. Una amiga decía: “¡Basta de deconstrucción!!!! ¡Quiero una canción de amor de Juan Quinteros!” – ríen todas-

La verdad que el “Me quiere, no me quiere” más allá del resultado, que me siento orgullosa, me parece que ha sido para las tres una experiencia sanadora, divertida e importante.

Hilma af Klint

Pensaba en el hilo conductor que decía Gaby, y no sé si estaría bien decirlo, pero como que parece que hay varios hilos, lo que cada una iba viviendo, el encuentro, lo que iba pasando en la sociedad y como casi sin darse cuenta iban representando algo de eso en consonancia con otro gran hilo que es el amor. Y lo que termina resultando es el “Me quiere, no me quiere”….. un poco esta tensión entre la pérdida y el encuentro. O lo que traía Elbi en relación al ser alojado por otros en momentos de incertidumbre, soledad, desarraigo. Y bueno el amor tiene un poco estas coordenadas en tensión, me quiere, no me quiere, me alojan o no… etc.

Esto me lleva a lo que por ahí me evoca particularmente el nombre de la obra en su relación con la margarita y ese juego. Incluso en el espectáculo entregaban margaritas al público no?

Marianella: Era estacional  – ríen-  pero sí, la idea era la margarita, como que la margarita inspiró el nombre, en eso de sacar los pétalos y ver… estuvo en duda el nombre porque  era seguir con eso del miedo… ay! Me quiere o no!? ¿Por qué tanta duda? Me quiero! Y chau

Gaby: al final con lo que jugamos fue con el romper con el “Me quiere no me quiere” y reivindicar esto de quererse primero para no estar siempre afuera, te doy la margarita entera y disfrutala. Algunas de las canciones de amor que elegimos representaban esta tensión en relación a una mirada hacia afuera, pero en el desarrollo intentamos un poco eludir ese pasaje. Creo que el hilo es también esta tensión de lo privado, lo íntimo y lo público y lo que uno puede romper.

Al final surgió un último tema con algunas palabras modificadas: “Ojalá que te vaya bonito” a “que me vaya bonito” en donde hay una historia de desamor pero sin tanta pasión entre medio, que para nosotras también era interesante mostrar que se puede pasar por eso sin la muerte, más allá que a veces pueda sentirse.

Elbi: creo que también se resignificó algo con respecto al nombre en este último tiempo en lo que tiene que ver con la certidumbre, la seguridad que este año explotó, no se puede construir nada con certidumbres de ninguna índole. Hay que ir construyendo un estar, hay una frase en el museo de Ciencias Naturales de Londres que dice “Lo único permanente es el cambio”, el querer o no querer no son lugares a los que llegas, sino que son procesos constantes, ese jugar de chicos en donde te gustaba alguien y sacabas los pétalos, sabiendo que no importa mucho lo que salga, si te quedas con el “no me quiere” igual seguís jugando, no pasa nada. Enrealidad sabemos pocas cosas no?

Igual seguimos jugando

Claro, sí, mirá ahora… yo no sé si mañana puedo tocar o no, hemos cancelado y vuelto a cancelar, no sé cuándo podré volver a Argentina.

Marianella: hay que acostumbrarse a que perdimos el control, osea, teníamos esa sensación.

Elbi: ni sobre el amor

Menos que menos sobre el amor, por eso este tema convoca, pensemos en todas las formas de expresión que quieren tocar algo de esto, teatro, música, literatura… es muy claro en Uds. que  primero las une el amor y luego terminan hablando de ello.

Marianella: primero buscaba algo del amor propio

El amor propio no es sin el otro… no? En esta última canción que proponen una mutación del te al me ¿estaba al final de la obra?

Marinella: si, y ahora que lo pienso fue un poco la despedida de Elbi.

Elbi: también respondía a que fuimos metiendo más piezas latinoamericanas en el repertorio.

Gaby: es una versión de “La Otra”, grupo mexicano y modificamos 5 palabras pero cambió todo el sentido.

Elbi: sí, es un tema grandilocuente.

Marianella: nosotros lo bajamos un poco, se tornó más real

¿Tenían algún tema preferido o que lo sentían de alguna manera más fuerte en el cuerpo? Porque yo las vi y atravesaba el cuerpo…

Gaby: si lo re trabajamos a eso.

Marianella: poder sentir ciertos temas por ejemplo “Mein Herr” de Liza Minnelli fue un desafío, porque mi cuerpo era otro después de la maternidad y me tuve que amigar para poder llevar eso a la performance.

Me quiero, no me quiero.

Otro tema que me emocionaba era “Yo no sé qué me han hecho sus ojos”, que me cantaba mi abuelo.Para mí son todos así, no puedo elegir uno.

Elbi: yo no podría decir ninguno porque pienso en el concepto de repertorio, es raro que me guste un tema suelto de algo. Pienso en onda playlist, un tema es lindo porque antes está el otro y después viene otro. Es como si fuera un solo gran tema largo, de echo siempre lo hacíamos con el mismo orden, era como un viaje que sabías como manejar la energía.

Había como un movimiento muy notorio, desde quedar congelada, petrificada, puro drama y por otro derretida frente a la calidez, dulzura y de nuevo la tragedia o lo loco  más loco del amor.

Gaby: esa era un poco la cuestión de la unidad orgánica del repertorio

Elbi: algo loco que pasaba, no sé si lo charlamos alguna vez, por lo menos a mí nunca nadie me dijo “el tema que me gustó más fue…” así como tampoco aplaudían más en uno que otro que es re clásico en cualquier espectáculo musical. En Altertango siempre sé que hay uno o dos que la gente re aplaude. En cambio, acá es como que la gente entraba como por un tubo, recién cuando terminabas volvías en vos. Como que diez temas después despertabas de un sueño.

Eso se trasmitió, no había ese corte típico entre una cosa y otra, entrada y salida, aplauso y recomenzar…. Tomo esto del sueño, me parece una hermosa analogía.

Elbi: Eso es muy mérito de la Gaby, de su dirección.

Gaby: sí, a mí me preguntaban qué hacía en la obra… – ríen-

Marianella: era la chica de las luces.

Gaby: tiene mucho que ver con el cine, con el montaje, con las arquitecturas del cuerpo, las intensidades, el amor es así…. nada lineal, te lleva por todos lados. Lo relaciono con el dionisíaco del teatro, música y danza que en el encuentro sucede esta especie de ensoñación que te lleva a muchos lugares. La manera en que toca la Elbi por ejemplo, su expresión, acompañada por las luces. El montaje en torno al cuerpo, más allá de la música, lo que se ve, lo que se oculta, el amor es un poco así no?

Pensaba en la puesta… a veces uno ve mucho o hay muchos en un escenario y puede costar captar la singularidad de lo que cada uno propone, me parece que la obra permite ver esa relación entre Uds., entre Uds. y el instrumento y entre Uds. y el montaje.

Marianella: yo fui con un cocoliche de repertorio y Gaby hizo eso.

Gaby: las tres somos muy gestoras, no sentí nunca que estuviera sobrecargada, que pasa mucho en los grupos, todo fluía.

Me pregunto con cuál de esos discursos que han estudiado Sole, que hablamos al principio estaremos relacionadas…. – ríen todas-

Elbi: de las que se ocupan, somos más bien abejas obreras las tres, ambas son muy profesionales, laburan de eso, estudian, saben hacer. Son cosas que no pasan todos los días.

En toda esta conversación fui pensando que también la puesta tenía algo de lo íntimo, que han dejado entrever también en este encuentro entre Uds.

Elbi: sí, porque la Marianella arrugó dos Independencia, ya te lo digo…

Gaby: pero lo vamos a hacer!

Está bueno, que llegue a donde tenga que llegar, que circule, pero me parece un rasgo muy único, también un poco por los lugares en que la hicieron, la casa de Elbi, en el Bombal en “El linving”

Marianella: Podemos contar esta anécdota… Un amigo nos dice: “Che esto lo tienen que hacer afuera” y nosotras a coro: “No, pero es que hace frío hoy”, qué cortas!!

Elbi: Yo estoy de acuerdo con esta percepción que traes de pequeñez, pero creo que se puede mantener ese grado de intimidad en cualquier lado… ¿vos que pensas Gaby?

Gaby: tal vez a Marian no le generaría lo mismo porque no va a tener ese feedback, pero lo puede evocar. Es cierto que el plus lo da el encuentro de la piel, los cuerpos, la vibración sin tanta mediación tecnológica.

Marianella: yo siento el alimento inmediato… he estado en el Independencia y siento que el aplauso no es el mismo. En el living de una casa es el aplauso y una cara con una emoción. Hoy se extraña más que nunca eso.

 

¡Muchas Gracias a las tres!

 

 

MARIANELLA MARTIN
Cantante, entrenadora vocal, suelo contagiar entusiasmo y ser bastante consejera.

 

 

 

ELBI OLALLA
Música, pianista, profesora, arregladora, compositora y orquestadora.
Activista cultural y fundadora de Altertango.

 

 

 

GABRIELA PSENDA IVULICH
Teatrera (ensayo, entreno, estudio, enseño, aprendo, pienso, hago, creo, viajo, investigo, como, huelo, sueno teatro). Hacer que quien esté cerca mío actúe es parte de una imantación que me resulta incontrolable, así es la vida… puro teatro. Devota de la embriaguez del espíritu entusiasmado dionisíaco.